Street Fighter II, la leyenda

CompartirShare on Facebook
Facebook
2Tweet about this on Twitter
Twitter

Salón de la Fama

 

En 1991 las máquinas recreativas “Arcades” estaban dominadas por juegos Beat´em up como final fight, captain commando, sunsent riders, vendetta, entre otros, y sin que nadie se lo espere aparece la secuela de un juego prácticamente desconocido para reclamar su lugar en el mundo de los videojuegos, abran paso a su  majestad Street Fighter II.

 

Aún recuerdo aquellos tiempos en que asistía junto a mis amigos a los salones recreativos llenos de máquinas en busca de nuevas aventuras, universos fantásticos capaces de satisfacer mis sueños y fantasías, personajes que me hicieran creen que todo eso era posible y entonces  de la nada surgió una leyenda que cambió para siempre el rumbo de los videojuegos.

Si bien es cierto que Street fighter II no es pionero en los juegos de lucha si es importante saber que antes de su llegada juegos como karate champ (1984),  Yie Ar Kung-Fu (1985), street fighter (1987), Street Smart (1989), pit fighter (1990), por nombrar solo algunos no lograron despertar en mí el efecto esperado  a pesar de ser un gran aficionado al cine de artes marciales y acción que por aquella época eran tan populares.

 

 Algunos padres de los juegos de lucha

De izquierda a derecha: Karate champ (1984),  Yie Ar Kung-Fu (1985), Street fighter (1987), Street Smart (1989), Pit fighter (1990)

Street Fighter II, era un juego de características técnicas muy por encima de los demás, los detalles, el mimo y su preciso control hacían evidente el cuidado con el que había sido creado y era una sensación única  que no estaba dispuesto a vivir por última vez.

Ryu vs Sagat la batalla final de la primera entrega regresa.

Escuchar  a Ryu pronunciar con voz fuerte y clara “hadoken” , sentir los golpes contundentes en el rostro del contrario y una banda sonora impecable,  me hacía pensar que pasaría mucho tiempo hasta que otro juego lograra robar toda mi atención.

 

Contábamos con un plantel de ocho luchadores  lo que era mas que suficiente para la época, ya que casi todos los juegos del género ofrecían  tres personajes como máximo,  pero lo mejor y realmente importante en este aspecto es que cada uno de ellos poseían características únicas que los hacían interesantes y muy carismáticos generando empatía en diferentes públicos, como olvidar a Blanka la bestia de apariencia salvaje que electrocutaba a sus rivales, Zanguief el gigante de movimientos torpes y lentos  pero que con tan solo dos golpes te podría reducir drásticamente tu barra de energia o chun li, hermosa luchadora que era capaz de combatir cara a cara con los más fuertes, y ni que decir de los jefes finales, balrog, vega, sagat  y  m. bison. quienes lucían realmente intimidantes.

 

 

 

 

Mas allá de sorprender por su impecable aspecto estético el aporte real estuvo a cargo  de su mecánica de juego la cual nos invitaba  a ser precisos y tácticos, elementos  carentes  hasta ese momento  en los juegos de lucha con movimientos especiales y una larga gama de golpes a nuestra disposición lo que llevo a los jugadores a crear estrategias ya que cada luchador era totalmente diferente al otro , llevando al jugador al siguiente nivel de competencia.

Los temibles jefes finales, Sagat, M Bison, Vega y Balrog.

 

En conclusión, aquellos que vivimos su llegada no tenemos ninguna duda alguna que Street Fighter 2 fue un antes y un después en la historia de los videojuegos, de no haber sido por Ryu, Ken y compañía tal vez jamas hubiéramos podido disfrutar de personajes tan carismáticos como, Sub-zero y Scorpion (Mortal Kombat), Terry Bogard y Andy Bogard (Fatal Fury), Ryo sakasaki y Robert Garcia (Art of Fighting), Kyo Kusanagi y Iory Yagami (The King of Fighters), Haomaru y Genjiro (Samurai Shodown), y un largo etc….

 

              Ryu personaje emblemático de Street Fighter

CompartirShare on Facebook
Facebook
2Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *